Angélica Liddell: lo que veo y lo que leo

“¿Es necesario que coma con usted? ¿En ese lugar? ¿Es absolutamente necesario? ¿Es necesario para mi obra?” […]

-Mi relación con la comida / Angélica Liddell

Soy de la opinión de que el teatro está concebido para ser visto y no para ser leído. Y si hay que leerlo para entenderlo, mal vamos. Entiendo sin embargo que el hecho de publicar libros de teatro es una manera -quizás la única- de conservar piezas que de otra forma se perderían; a ratos, en cambio,  no consigo evitar sentir cierta indignación cuando me encuentro con libritos de 30 o 40 páginas y cinco réplicas por página que pretenden vender impresa la última versión para teatro de Macbeth. En ellos, la ausencia del despliegue sonoro y audiovisual en el que se basaba la puesta en escena (porque texto, suele haber poco) lo hace del todo incomprensible para el lector (siendo entonces más papista que el Papa, me pregunto por qué está esta práctica tan extendida entre los nuevos dramaturgos y tiene en cambio una mínima expresión en la publicación de guiones cinematográficos).

Dicho lo anterior, he de confesar que he leído bastante teatro.  Y mi teoría se cumple a la inversa en el caso de Angélica Liddell, una dramaturga y actriz cuyo nombre sonará a todo aquel algo familiarizado con el teatro actual.

En total, he leído cuatro piezas teatrales de Angélica Liddell: Perro muerto en tintorería: los fuertes, Mi relación con la comida, El matrimonio Palavrakis y La pasión anotada de Nubila Walheim. De estas, he asistido a la representación de Perro Muerto (actuada por la misma Liddell, que dirige a su compañía Altra Bilis) y Nubila Walheim (dirigida por Adolfo Simón). También una tercera de la que no leí el texto: La desobediencia: 3 confesiones, una obra en tres partes con la autora de nuevo en escena.

Un poco en la línea de lo que me ocurre cada vez más con el teatro actual, me pasa con las representaciones de Lidell, que no las disfruto.

El matrimonio Pavralakis

Sin duda se sentiría satisfecha porque su teatro no está hecho para disfrutarse, sino para remover conciencias. Tampoco las entiendo, y eso es más preocupante. Los notables esfuerzos de actores ungidos en sangre de pollo que se desnudan ahora, se masturban después, hijoputa por aquí, hijaputa por allá, vísceras, entrañas y vuelta a empezar… no sólo no me provocan sino que me distraen del sentido del texto que supuestamente los motiva, y que queda irremediablemente en un segundo plano, ahogado ante la explosión efectista del desmadre que se nos muestra en escena. Alguna vez, en medio de estas demostraciones de alternativismo, he echado de menos a un tipo que, simplemente, se siente en una silla en mitad del escenario y se limite a leerme el texto con la mayor inspiración de la que sea capaz. Así de sosa soy.

La diferencia de Angélica Liddell con muchos otros dramaturgos actuales no es la carne cruda, las vísceras o el nudismo (algo en lo que coinciden casi todos los modernos, sea o no necesario y ya hablemos de pedofilia, de marginalidad, de medio ambiente). La diferencia es que Liddell sí tiene un texto detrás. Un texto bueno, inspirado, brillante a ratos. Meditado, arriesgado. Hay detrás de sus obras toda una convicción, perfectamente argumentada- acerca de las negligencias del Sistema, de los fallos que a nadie interesa resolver.  Una pena que textos verdaderamente interesantes, que pensamientos como los que Angélica Liddell plasma en Mi relación con la comida o El matrimonio Pavralakis –obras cuya lectura me impresionó- se me perdieran después en una orgía de fuegos artificiales.

Anuncios

3 comentarios

    • texto, pensamiento y cerebro, Liddell quiere romper con esta hegemonía y tú quieres seguir en ella.
      Dices que no entiendes, y es que no se trata de entender, sino de sentir y vivir la experiencia del teatro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s