Las editoriales protegen a las librerías ante la llegada del libro electrónico

Seguimos hablando del libro electrónico. Este es el titular de un artículo publicado hoy en La Vanguardia digital. A modo de resumen, lo que en él se dice es que, viendo pelar las barbas de sus vecinas las discográficas, las empresas editoriales ponen las suyas en remojo e inician una cruzada por la defensa de las librerías que son, junto con las imprentas, los eslabones del proceso editorial que podrían verse más afectados por la irrupción en escena del libro electrónico. La idea es que sean los propios libreros quienes vendan los libros electrónicos.

Me sorprende comprobar que artículos como este denoten un tono de alivio ante datos que afirman que el libro electrónico tardará mucho más de lo que se piensa en sustituir al de papel, si es que lo consigue. Me sorprende la pasividad que una mayoría de librerías –incluso las grandes cadenas- muestran ante la nueva llegada, no contando aún en sus tiendas online con una sección destinada a la venta de libros electrónicos. Me sorprende que aún haya quien se jacte y enorgullezca del muro defensivo levantado contra el e-book.

Me pregunto por qué, en todo este asunto, no todos han creído en aquello de que la mejor defensa es un buen ataque. Eso unido al otro proverbio que dice que si no puedes vencer tu enemigo, únete a él. El e-book ha llegado, como llegó el teléfono móvil y el mp3. Luchar contra ello, o volver la cabeza, es probablemente perder la oportunidad de ser pioneros en la explotación de las muchas posibilidades que ofrece. Es cierto que las librerías lo tienen difícil, tendrán que buscar nuevas fórmulas, ofrecer servicios y contenidos que se le escapan al ebook. Especializarse, reinventarse. Queda mucho camino por delante y no hay tiempo que perder.

Anuncios

2 comentarios

  1. Los libros son caros. Sé que en comparación a otras cosas quizá no lo parezca, pero para mí siempre fueron caros. Sobre todo teniendo en cuenta lo que le queda al escritor de lo que yo pago… suponiendo que esté vivo. Quizá el modelo de empresa está mal o simplemente se ha quedado viejo. En cualquier caso, ahora que el libro electrónico es un hecho imparable, vamos a ver cómo hacen para justificarnos 12 euros un librito de 60 páginas, que no necesita ni papel ni tinta ni impresión ni distribución (física) ni almacenamiento,…
    Pero bueno, el asunto es delicado (para mí es genial) si hablamos de industria. Si hablamos de literatura, en cambio,
    y del alcance de la literatura, no creo que nadie se atreva a decir que el libro electrónico no es una maravilla y es bueno para lectores y escritores.
    Por el precio de 15 libros uno puede tener mil. No hay discusión posible. Creo.

  2. Completamente de acuerdo contigo, Cris. Me temo que la posición que están tomando las editoriales les llevara al mismo camino que las discográficas, a intentar una lucha sin sentido por obligar al mundo a que siga funcionando un modelo de negocio que la tecnología ha cambiado necesariamente, igual que la imprenta cambio a los escribas, o la maquina de vapor revoluciono la fuerza de trabajo. Si tu negocio es vender literatura (que no libros impresos) deberían ver las oportunidades que el ebook les brinda, y no enrocarse en posiciones arcaicas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s