Delibes se queda

Miguel Delibes murió la pasada noche. Los periódicos de la mañana se hacían eco de su enfermedad, pero los digitales ya hablan de su muerte tras una larga enfermedad.

Me he entristecido. Me he entristecido para después darme cuenta de que Delibes ha trabajado 89 años para no morir nunca. No voy a olvidar la desconfianza con la que leí Cinco horas con Mario la primera vez, como lectura obligatoria en la escuela y a una edad en la que era imposible ver en ella más que texto sin dibujos. No voy a olvidar la segunda vez, cuando descubrí de verdad, sorprendida,  al Delibes escritor, sin saber que ya antes había comenzado a disfrutarlo a través del cine, en “la Guerra de Papá” (adaptación cinematográfica de “El príncipe destronado”), y a sufrirlo en “Los santos inocentes” o “Las ratas”. Y después más, y más, hasta ponerlo en esa lista personal que cada un se hace con sus escritores de referencia.

Un tipo llenísimo, y sencillo.

Uno de los grandes. Ya no sostendrá la medalla del Nobel junto con el Cervantes, el de las Letras, el Principe de Asturias. Pero igual se la lleva puesta.

Anuncios

Un comentario

  1. Qué lindo post. Me enteré de que se murió, busqué y me salió tu blog.
    Me emocioné.
    ¡Gracias y saludos desde Argentina!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s