Luigi Pirandello, el metateatro y la imposible representación de la realidad

ADVERTENCIA

El anuncio de esta comedia, tanto en los periódicos como en los carteles, debe realizarse, sin el nombre del autor, del siguiente modo:

TEATRO (nombre del teatro)

ESTA NOCHE SE IMPROVISA

Dirección: DOCTOR HINKFUSS

con la colaboración del público que amablemente se preste y de ………………………………

En los puntos suspensivos, los nombres de los actores y actrices principales. Algo es algo; será suficiente.

Luigi Pirandello / Esta noche se improvisa

El autor siciliano y Premio Nobel Luigi Pirandello (1867) es el precursor y máximo exponente de lo que suele conocerse como metateatro o, lo que es lo mismo, teatro dentro del teatro. Dentro de esta concepción, él mismo etiquetó tres de sus obras con el nombre de “edición definitiva del teatro pirandelliano”: Seis personajes en busca de autor, Cada cual a su manera y Esta noche se improvisa. En todas ellas asistimos a una representación teatral traspasada por la propia vida fuera y detrás de la escena. Directores, técnicos y actores pasan a ser personajes.

Seis Personajes en busca de autor es su obra más famosa, situada por el propio Pirandello en la cumbre de su producción teatral. Si la analizamos desde un punto de vista técnico, nos encontraríamos en mitad del remolino en el que se encontraron los numerosos estudiosos que se han lanzado a prologar esta obra en el último siglo (el análisis literario no es el objetivo de este blog, pero para quien le interese le recomiendo la edición del “teatro definitivo” de Cátedra, prologada por Romano Luperini y Miguel Ángel Cuevas). Explicado de la forma más sencilla posible, Seis personajes en busca de autor es en teatro lo que en novela sería un libro escrito por un escritor que escribe un libro sobre un escritor que escribe un libro sobre un libro poseído por sus personajes. Si nos centrásemos a fondo en su contenido, nos encontraríamos con un sinfín de interpretaciones que parten de las situaciones planteadas: luchas de poder, búsqueda de Dios, pesimismo, humor negro, tintes existencialistas.

Pirandello nos sitúa en un teatro donde se está llevando a cabo un ensayo. Tenemos al director, tramoyista y actores en plena representación, pero también a estos personajes en sus momentos de descanso, cuando dejan de actuar. Vemos el teatro desde dentro del teatro. La sorpresa llega con la aparición de seis personajes buscando quien los represente, quien ponga en escena el drama de sus vidas miserables. La situación que se plantea es tragicómica: nadie mejor que los propios personajes para ser actores de sus propias vidas. Sin embargo, no son actores ni poseen dotes de interpretación. No obstante, la necesidad de unos actores profesionales, e incluso de un tetaro “profesional”  ha quedado en entredicho.

En Cada cual a su manera y Esta noche se improvisa, Pirandello lleva al extremo la idea de metateatro. Una vez más, el teatro sobrepasa la frontera del escenario, e incluso del edifico, y se cuela en la propia vida. O, más bien, es la vida la que sube al escenario en una improvisación ajena a los actores y al papel que representan.  Sin embargo, todo está planeado, escrito por Pirandello. Entonces, ¿es real la improvisación? Quizás no, pero sin duda estamos ante los inicios de una nueva forma de ver el teatro y de cuestionar sus posibilidades de ser fiel a la realidad, tanto en su forma (escena) como en su contenido (drama humano). Tras Pirandello, dramaturgos con Beckett o Ionesco, o novelistas/dramaturgos como Sartre y Camus, vieron claro que el teatro, lejos de representar la realidad de las personas, debe centrarse en transmitir cuál y cómo es la condición humana.

Tan complicado resultó en su momento hacer llegar al público lo que tamaña ruptura suponía con el teatro convencional, que en las obras de Pirandello vemos al propio autor explicando su teatro, justificando su por qué. Metateatro y “metaautor”.

[…] ¿Qué quieres que yo haga si de Francia no vienen más comedias buenas y nos tenemos que resignar a poner en escena comedias de Pirandello, creadas a propósito para que ni los actores, ni los críticos, ni el público queden contentos?

Luigi Pirandello / Seis personajes en busca de autor

Muy recomendable.

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s