Poema de la semana: Martín Fierro, de José Hernández

[…]

49
tuve en mi pago en un tiempo
hijos, hacienda y mujer,
pero empecé a padecer,
me echaron a la frontera,
¡y qué iba a hallar al volver!
Tan sólo hallé la tapera.

50
Sosegao vivía en mi rancho
como el pájaro en su nido,
allí mis hijos queridos
iban creciendo a mi lao…
sólo queda al desgraciao
lamentar el bien perdido.

51
Mi gala en las pulperías
era, en habiendo más gente,
ponerme medio caliente,
pues cuando puntiao me encuentro
me salen coplas de adentro
como agua de la virtiente.

52
Cantando estaba una vez
en una gran diversión,
y aprovecho la ocasión
como quiso el juez de paz…
se presentó, y ahi nomás
hizo arriada en montón.

José Hernández / El gaucho Martín Fierro

Leer texto íntegro de El Gaucho Martín Fierro

Anuncios

3 comentarios

  1. ¡Hola! No lo decía ni en contra ni a favor de ninguna bandera. Ninguna patria se merece nuestro favor ni nuestro desprecio. La patria es una casualidad. A lo sumo se merece nuestro asombro, como toda casualidad.
    Yo también me siento más cómodo con el gaucho solitario que con el cruzado cristiano.
    ¡Saludos! Me encanta tu blog y me ha sorprendido mucho ver un fragmento del Martín Fierro aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s