El llano en llamas y Juan Rulfo

[…]

¡Diles que no me maten, Justino! Anda, vete a decirles eso. Que por caridad. Así diles. Diles que lo hagan por caridad.

No puedo. Hay allí un sargento que no quiere oír hablar nada de ti.

Haz que te oiga. Date tus mañas y dile que para sustos ya ha estado bueno. Dile que lo haga por caridad de Dios.

No se trata de sustos. Parece que te van a matar de a de veras. Y yo ya no quiero volver allá.

Juan Rulfo/Diles que no me maten/El llano en llamas

El llano en llamas es la recopilación de los 17 relatos que el escritor Juan Rulfo había ido escribiendo y publicando en diferentes revistas de Méjico desde 1942 hasta 1953, año en que la colección completa vio la luz. Antes ya había escrito una novela sobre la ciudad de Méjico, que destruyó el mismo por considerarla “muy mala, alambicada y cargada de retórica”. Cuesta creerlo.

El llano en llamas toma su nombre de uno de los relatos que lo componen. Los cuentos recrean principalmente la vida del llano, de los pueblos; la violencia como modo de supervivencia, ya sea respuesta a la violencia de los hombres o de la propia naturaleza. Una temática que parte de las circunstancias que rodearon la Revolución Cristera (1926-1929) vivida por Juan Rulfo en su juventud en Jalisco, pero sobretodo de esa sensación de violencia ya no tan real como latente que el autor percibió en su país durante gran parte de su vida.

En 1977 –afortunadamente, a pesar de su reconocido “pánico a la gente”- Juan Rulfo fue entrevistado en el programa A Fondo. Por aquel entonces el libro de cuentos ya había sido traducido a multitud de idiomas y alcanzado los 400.000 ejemplares vendidos. Un dato sorprendente tratándose de un género algo abandonado por las editoriales y, más aún, de una colección con unas características tan poco “comerciales” como es ésta. Sin embargo, el áxito no fue inmediato. En esta misma entrevista, el autor recuerda que tuvo que hacerse cargo del pago de cierta parte de las primeras ediciones y que los pocos libros que circulaban eran los que él mismo había regalado.

Los cuentos de Rulfo no son sencillos. Tengo que decir de ellos lo mismo que comentaba sobre su única novela, Pedro Páramo, en el post demasiado que releer: requieren del lector cierto esfuerzo, una entrada absoluta en las situaciones reflejadas en cada cuento. Poco recomendable para lecturas entrecortadas de metro o autobús, me he preguntado varias veces por qué una prosa llana y casi siempre exenta de retórica requiere de tal concentración.  La respuesta la he encontrado de la mano del propio Rulfo en la entrevista anteriormente mencionada: el lector, una vez queda atrapado en el relato, lo digiere como si estuviese enfrentado a la realidad desnuda; tal es la credibilidad que se desprende de la prosa. Y, aún así, nos queda una sensación de extrañeza. Lo cierto es que el autor no ha pretendido mostrarnos realidades, sino recrearlas. No pretende competir con la vida, sino interpretarla a su modo, dando cabida en ello a las incoherencias y contradicciones, a los sueños, a paisajes creíbles pero inventados, a vagas descripciones y rostros difusos, casi anónimos, sin rasgos que nos ayuden a poner cara a los personajes.

Cada cuento es más una sensación que una historia, y el conjunto es una obra maestra.

Recomendadísimo este libro de relatos, El llano en llamas, así como la excelente entrevista a Juan Rulfo, que ayuda a entender a este autor tan singular y su obra, a la vez que desvela interesantes anécdotas acerca de uno de los referentes de la literatura en castellano.

Altavoces en ON. Para ir abriendo boca, os dejo el cuento ¡Diles que no me maten!, locutado por su autor.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s