La mujer que se estrellaba contra las puertas, de Roddy Doyle

[…] Soy alcohólica. Nunca lo he admitido ante nadie (a nadie le interesaría saberlo). No he hecho nada al respecto; nunca he tratado de dejarlo. Creo que podría hacerlo si realmente lo intentara, si estuviera lista para hacerlo. Siempre me ha gustado beber. Desde que tenía dieciséis años, incluso antes de empezar a salir con Charlo. No recuerdo en qué momento simplemente dejó de gustarme y empecé a necesitarlo.

Roddy Doyle / La mujer que se estrellaba contra las puertas


Si consiguiese al fin decidirme por un Top10 de mis libros favoritos, La mujer que se estrellaba contra las puertas, del escritor irlandés Roddy Doyle, tendría muchas papeletas para formar parte de él.

En este libro, Paula Spencer nos cuenta su vida, desde su infancia hasta el presente, marcada siempre por las dificultades económicas,  las deficiencias culturales, la escasez de oportunidades. Y, finalmente, el alcoholismo y el maltrato. Escuchamos a Paula –y no a Roddy Doyle- de una forma tan clara y tan realista que casi llegamos a olvidar que estamos leyendo una obra de ficción sobre una mujer escrita por la mano de un hombre. No podría hablar de la enorme sensibilidad del autor, de su maestría para crear un personaje. Porque es Paula quien nos habla con total sinceridad, su vida tal y como le va viniendo a la cabeza, los recuerdos de hoy que se alternan con los anhelos de la niñez, los de los primeros acercamientos al sexo en su adolescencia; con la ausencia total de recuerdos, en el aparente desorden en el que llegan a la cabeza ebria de Paula, a la nuestra. Una narración que, evidentemente, no podría responder a una estructura lineal.

La enorme aportación de Roddy Doyle es el haber conseguido presentarnos una vida deshecha en todos su matices: los buenos y los malos momentos. Estamos ante un naufragio, una tragedia total, pero que no se nos atraganta como podría pasar si la pusiésemos en manos de un autor que no dejase lugar para el respiro entre golpe y golpe. No hay denuncia, ni sermón, ni acusaciones, ni siquiera victimismo o autocompasión. El maltratador no siempre fue tan despreciable, la niñez no fueron sólo pies congelados de frío. Roddy Doyle no cae en un maniqueismo trágico. El realismo procede precisamente de ese minuto de esperanza por aquí, otro de amor por allá, risas, ternura…, los minúsculos puntos claros a los que se agarra una vida en constante oscuridad.

La mujer que se estrellaba contra las puertas, muy recomendable.

About these ads

2 pensamientos en “La mujer que se estrellaba contra las puertas, de Roddy Doyle”

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s