La trama celeste. Bioy Casares no es sólo “el amigo de”

[…] Este relato podría empezar con alguna leyenda celta que nos hablara del viaje de un héroe a un país que está del otro lado de una fuente, o de una infranqueable prisión hecha de ramas tiernas, o de un anillo que torna invisible a quien lo lleva, o de una nube mágica, o de una joven llorando en el remoto fondo de un espejo que está en la mano del caballero destinado a salvarla, o de la busca, interminable y sin esperanza, de la tumba del rey Arturo.

La trama celeste/ Bioy Casares

Es difícil encontrar una referencia a Adolfo Bioy Casares donde su nombre no se una al de Borges. Fueron grandes amigos, y escribieron juntos varios relatos en colaboración, firmados bajo seudónimo. Sin embargo, es tal vez esta unión lo que ha hecho que a muchos (al menos a mí) se nos olvide con frecuencia que Bioy Casares no era sólo el amigo de Borges sino un escritor. Esto ya lo sabía (que Casares escribía) pero he de confesar que no sabía qué (qué mas daba, era el amigo de Borges). Vaya error.

Y vaya descubrimiento. La trama celeste ha sido mi iniciación a Bioy Casares, escritor.  Se trata del relato del que toma nombre una antología de seis cuentos escritos entre 1944 y 1948. Asistimos en él a  los extraños sucesos ocurridos a un piloto de pruebas tras efectuar las primeras maniobras con un nuevo modelo del ejército. La estructura de la obra, así como lo fantástico del tema, convierten este relato en una lectura algo complicada, un encaje de bolillos literario que te enreda y engancha hasta el final (mejor leerlo de seguido). La primera lectura te sorprende. Una segunda, te deja convertida en una fan perpleja. Está escrito en primera persona por dos personajes distintos: el autor, que a su vez da paso a otro narrador, a través de la lectura del relato escrito por este, también en primera persona.

Nos encontramos en La trama celeste con la sorpresa del género fantástico, camino de la ciencia ficción, en mezcla -más difícil todavía- con una prosa cuidadísima y un contenido plagado de profundidad, de pensamientos muy personales sobre el amor, la amistad. Muy muy destacable me parece la construcción realista de los diálogos (de lo mejorcito que he visto en literatura). Las reacciones de los personajes son totalmente reales: Bioy Casares logra meternos en conversaciones donde las preguntas no siempre suponen una respuesta coherente o a un intorlocutor atento. “Obvio”, diremos. Pues no, es sorprendente lo complicado que es encontrar obras literarias que no pequen de antinaturales en los diálogos.

Excelente lectura no sólo para los amantes de la ciencia ficción, sino para los que disfrutan con la buena literatura de contenido.

Anuncios

4 comentarios

  1. Leer a Bioy Casares es desolador. No puedo imaginar que alguien escriba una idea o una historia mejor que él. Es fascinante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s