A la cara, hardboiled y actrices porno

Volver de entre los muertos no es tan fácil como lo muestran en las películas. En la vida real tardas una eternidad en conseguir pequeñeces como simplemente abrir los ojos. Dedicas eras de un dolor atroz a intentar doblar hacia abajo el dedo medio lo suficiente como para tocar la cuerda que te rodea las muñecas.

Christa Faust / A la cara

La lectura de las 253 páginas de A la cara me ha llevado tres días. Podrían haber sido dos, pero después del primer maratón decidí que tal vez sería bueno para mi supervivencia comer y dormir algo. Esto, exagerando, pero no mucho. Los tres días son una realidad y también que este libro engancha como pocos, en especial hasta llegado algún punto hacia la mitad donde la historia se vuelve algo más predecible.

Christa Faust

La heroína es Angel Dare, una actriz porno retirada que regenta una agencia de modelos y actrices de cine X. Los malos, una panda de mafiosos que ponen en peligro la tranquila vida de la chica y el buen hacer del negocio. Se trata de una novela negra, o al menos de una variante (su autora, la neoyorkina Christa Faust, prefiere enmarcarla dentro del hardboiled o pulp fiction, género donde el protagonista trasciende de la simple observación detectivesca) y hay maletines, tiros, chicas guapas y grandullones vestidos de traje. Hasta ahí, nada destacable ni diferente de las mil y una novelas del género que atiborran el mercado y que, por otro lado, no suelen ser lo mío. ¿Qué es lo que hace de este libro un pasapáginas? La narración en primera persona es natural, ligera, sin pretensiones literarias. Es una mujer, una actriz porno quien nos habla. Y te lo crees. El otro gran acierto –clave, diría yo- es el terreno. En su momento Faust hizo sus pinitos como dominatrix y chica de peepshow. En A la cara va un paso más allá y nos lleva al hiperfamoso y a la vez oscuro y desconocido mundo del porno que, para qué negarlo, a todos nos llena de curiosidad y de pregunta morbosas. Y entre disparo y disparo, Angel Dare contestará a algunas de esas preguntas.

Una acertada mezcla de negro y rosa fucxia que difícilmente aburrirá a cualquier lector.

* Imagen superior tomada de la cubierta de A la Cara, editada en España por Es Pop Ediciones, una casa de reciente fundación y muy buena pinta.

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s