Poema de la semana: De entrecasa, de Gisela Galimi

DE ENTRECASA


No es la gran soledad
son los pequeños vacíos
horas en que la oficina
te fagocita,
exprime.
El tiempo que el niño duerme
su frágil siesta de hilo
y yo administro la rutina
cotidiana y doméstica,
malabarismos de la nada.
No son los grandes dolores
son las pequeñas frustraciones
el diario sin leer
las uñas hace tres días sin pintar
el no poder hacer el dobladillo del vestido de salir
ni necesitarlo.

Gisela Galimi

* Imagen: Resignación, de Eleanor Spiess-Ferris. 1988.

Anuncios

5 comentarios

  1. Hola Luciano,
    sí, se supone que queremos vivir la vida como si fuera a ser el último día,
    pero la realidad de la rutina a menudo nos aplasta.
    El poema creo que habla también de la sensación de una madre trabajadora
    (doblemente trabajadora, en la oficina y en casa)
    y el abandono de ella misma;
    el paso de persona y mujer a madre sin tiempo para otra cosa que ser madre.

    Muchos saludos.

  2. Este poema lo escribí en realidad cuando nació mi hijo mayor, y pasaba horas cuidándolo, en la soledad y la extenuante compañía que un niño te deja. Y claro siempre fui una mujer trabajadora, así que eso puede desprenderse de los versos, aunque no fue mi intensión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s