Quiero escribir como Dan Drown

Por fin tengo tiempo de echarle un vistazo al informe del primer cuatrimestre de 2010 sobre los Hábitos de Lectura que elabora la Federación de Editores. Le dedica especial atención a la lectura en soporte digital (en supuesto crecimiento, pero de esto ya hablaré más tarde), aunque lo que me atrapa de nuevo es la referencia a los libros más leídos en los primeros meses del año. No sé por qué, no hay ninguna sorpresa:

Más leídos. Primer cuatrimestre 2010

En la sesión diaria de curioseo sin rumbo por la red de redes, llego sin saber muy bien cómo a un blog que te permite ser por un momento autor y protagonista del próximo best seller de Dan Brown. Introduces un nombre, una ciudad…y como por arte de magia te encuentras formando parte de la contra de un libro alabado por la crítica. Y lo cierto es que cuela. Una treintena de plantillas que se van personalizando con los datos introducidos y que ¡sí!, podrían funcionar como la sinopsis del próximo súperventas. Pero que no dejan de ser eso, plantillas.

Permitidme el chiste malo si se me superponen en la cabeza las palabras template (plantilla) y templario. Porque de vuelta a la lista de los más vendidos encontramos ciertas coincidencias. Los constructores de templos siguen estando de moda, siempre rodeados de un complot religioso con las altas esferas eclesiásticas derrochando olor a azufre. El obispo malvado puede ser sustituído, a conveniencia, por un nazi deshumanizado, y el buen constructor y/o arquéologo y/o criptólogo por un vampiro extracool o una Lisbeth de look gótico que, al fin y al cabo, están en la misma onda.

Hace poco escuché una entrevista a la cantante Alaska. En ella comentaba la vocalista los cambios que en los últimos años se han producido en el mercado de la música. Decía que antes en España había unos pocos grupos muy populares y un montón de grupitos (Fangoria entre ellos) con un número razonable de seguidores. Era la clase media de la música. Ahora, sin embargo, sigue habiendo unos pocos grupos muy populares y muchos apenas conocidos, cuyas ventas son totalmente marginales. Es decir, la clase media de la música casi ha desaparecido. ¿Vamos camino de un gusto único, de un pensamiento único?

Cuando entro en una librería siempre me pasa lo mismo: “Madre mía” -pienso- “no me suenan de nada el 90% de los libros que hay aquí, ni sus autores”. Pequeñas editoriales independientes han conseguido hacerles un hueco en los estantes con el propósito de cubrir al menos los costes de producción. No voy a entrar a discutir si la literatura comercial es o no literatura de calidad porque habrá casos y casos, pero es evidente que existe una tendencia a leer lo mismo -sobre los mismos temas- que otros leen porque lo han encontrado ahí, ubicación de lujo, nada más entrar a la librería, a casi cualquier librería, más cómodo imposible. Y si todos lo leen será porque está bien. Y si no lo he leído puede ser una catástrofe similar a no haber visto la serie Lost.

Y mientras todos los libros de vampiros, vengan de donde vengan, comienzan a usar el rojo y negro en sus cubiertas, de repente títulos de Saramago, Delibes, Borges o García Márquez (ahora Vargas LLosa), de la mano de grandes grupos editoriales, también son súperventas. Obras de cierta dificultad, sin templarios, sin asesinatos, sin acción trepidante que te impida pararte a pensar. Y algo no me cuadra. O sí. Me cuadra el poder inmenso e innegable del marketing, de la muerte de un autor, de un premio literario bien explotado. Y me descuadra una idea sin confirmar que me ronda la cabeza: hay libros que se compran pero no se leen.

¿Y qué pinta Don Quijote de la Mancha entre las listas de los más vendidos? Capital simbólico cuando invitas a los amigos a cenar. Supongo que queda muy bien en la estantería de casa, pero sólo lo supongo. La verdad es que no tengo ni idea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s