Las redes sociales y mi editorial

Hace un par de días tuvo lugar un seminario sobre “Las redes sociales y tu negocio” dentro del programa Love Mondays de la Central de Diseño, con sede en Matadero Madrid.

La sala estaba a reventar, con gente ocupando hasta los pasillos de salida. Sin duda, el interés por las redes sociales no decrece, aunque mi sensación es que estos medios se han explotado tan rápido que ni siquiera nos ha dado tiempo a saborearlos cuando ya tenemos la sensación de que su momento álgido ha pasado. Como en casi todo, las redes sociales no se libran de la rapidez que parece caracterizar los tiempos que corren.

Aunque interesante, la ponencia no dejó de ser un repaso a una serie de consejos de sobra debatidos acerca de los buenos usos de las redes sociales. Como principal descubrimiento, el excelente video de introducción a cargo de de Common Craft, una librería online de videos educativos  por la que merece darse una vuelta.

Resumiendo (para no repetir algo de lo que se lleva hablando hace tiempo) el secreto de las redes parece pasar por cuatro puntos básicos:

–  Plantearme si tener presencia en redes sociales puede realmente aportar algo a mi negocio.

–  (Si la respuesta es Sí) Una vez que he decidido por qué, para qué y cómo, toca pensar cuál/es red/es elegir en función de lo que tengo para vender y de dónde están mis posibles clientes (hay mucha vida más allá del Facebook. Veíamos el ejemplo de cómo firmas de maquillaje están triunfando en Youtube gracias a demos sobre cómo conseguir tu mejor look). Y, a no ser que tengas todo el tiempo del mundo…, es mejor seguir aquello de quien mucho abarca, poco aprieta.

–  No vale sólo con estar. Al igual que para mantener la amistad con los compañeros del colegio no basta con que compartiérais aula en su momento, a las redes hay que dedicarles mucho tiempo y esfuerzo. Y los amigos del FB tienen muchos más amigos con los que distraerse si tú no les haces caso o si…

(Conversar)…has venidoa hablar sólo de ti y de tu libro. No eres muy “social” que digamos. A eso no se le llama conversación, sino monólogo. ¿Te imaginas quedar con un amigo y que hable sólo de él, de lo bien que lo hace en su trabajo? Puedes citarte con él uno o dos días más, pero al tercero lo borras de tu agenda.

Aprende a escuchar y a obtener ideas de lo que escuches, porque quienes te están hablando son tus clientes.

–  Generar contenido relevante. En poco tiempo, las redes sociales se han convertido en un enorme basurero en el que de vez en cuando encuestras un billete de 100. Cada vez da más pereza entrar en FB y ver cómo la gente habla de catarrazo que ha pillado el fin de semana, en el mejor de los casos. Una avalancha de contenido sobre el que hay que tratar de destacar con información que realmente pueda interesar a la gente que te sigue. Si tienes una colección  de ciencia-ficción es muy probable que tus seguidores no sólo lean libros de género, sino que les gusten también las películas, las series a lo Walking Death y los cómics. Comparte información relacionada con tu producto, pero no sólo sobre tu producto.

Y, sobre todo, sé creativo.

De todo esto se habló en Love Mondays y nada de esto es nuevo, aunque bien merece que siga habiendo seminarios como este porque parece que a bastantes no les ha quedado claro.

Vámonos a las editoriales. Echando un vistazo bastante superfluo a algunas de las redes sociales, resulta obvio que una buena parte de las editoriales se ha puesto las pilas, al menos en lo que a presencia en Facebook y Twitter se refiere (ya hace más de un año, en el informe Digitalización del libro y uso de las redes sociales en el sector editorial” elaborado por Dosdoce y Ediciona (nov 2009), se afirmaba que un 59,6% de las editoriales utilizaba redes sociales. Me doy un paseo por unas cuantas de las muchas que ya tienen presencia en Facebook y, aunque parece que el modus operandi es cada vez más acertado, me encuentro con muchas que se dedican sin piedad al autobombo. Obvio, construir imagen y hablar de nosotros es por lo que estamos ahí, pero la información no debería limitarse a hablar de mis libros, mis presentaciones, mis muchas reseñas en los medios, pues lo que se consigue son los diez I like it! de nuestros diez amigos y colaboradores, y poco más.

Pero también cosas buenas: en mi paseo social, me llama la atención el buen hacer facebookiano de Blackie Books.

Luego está Youtube, red social que el pasado 2010 cumplió cinco años. Mucha menos presencia por parte de las editoriales españolas o presencia muy limitada; algo que no deja de sorprender porque, cuando ya encontramos algunas iniciativas interesantes de libro electrónico  para las casi recién nacidas tablets, muchas editoriales ni siquiera han pasado por la que es la red social audiovisual por excelencia; o, si lo han hecho, ha sido para colgar un booktrailer o una entrevista a alguno de los autores, algo que dudosamente podrá competir con los casi 149 millones de reproducciones de Charlie bit me. También, poco tiempo dedicado a las etiquetas que generarán unas mejores posibilidades de búsqueda.

¿Cuestión de dinero?

Esta vez no (que se lo digan a Charlie). Si bien es cierto que la creación de aplicaciones personalizadas o compra de espacios publicitarios en las redes supone tirar de presupuesto, muchas de sus funcionalidades dependen únicamente del tiempo que se tenga para dedicarles y, sobre todo, de la creatividad.

Y, en general, en la era de Internet y de la cultura audiovisual parece que sobren medios y falte imaginación. Trabajando 9 años en publicidad llegas a saber que es genial tener cartera suficiente como para hacer que Bruce Lee diga eso de Be water my friend, pero que sin alguien (en este caso, álguienes) a quien se le ocurra poner esas palabras en su boca, de poco sirve el dinero. Y también que, a falta de efectivo, con  cuatro cosas del “todo a 100”, una cámara  y mucha imaginación puede crearse un video diferente que nada tenga que ver con un psudo-powerpoint animado que hace las veces de booktrailer, y colgarlo en Youtube, en Vimeo; uno que no va a ganar ningún premio a la mejor producción, pero que al menos podremos compartir con orgullo en nuestro Facebook, en nuestro Twitter y tendrá posibilidades de viralizar más allá de las 150 visitas de nuestros siempre fieles colegas.

 

* Video: Uso de las Redes Sociales en España. Agencia 101.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s